Skip to main content

Carrito

Ya estamos en la recta final, ¡qué rápido que pasa la semana! Si parece que fue ayer que llegábamos cargando las maletas y arrastrando las bicis… y que pasamos frío por la noche y echamos de menos un poco a los de casa. Y poco a poco nos hemos ido acostumbrando a todo, a lavarnos los dientes en la fuente, a comer descalzos sobre la hierba de la gran carpa y ver vacas y caballos por todos lados. Y es cuando te das cuenta, si frenas un poco y escuchas bien adentro, que no necesitamos muchas cosas aquí arriba para está bien con nosotros mismos y con los compañeros. Que qué mejor alarma que la de los pájaros dándonos los buenos días o qué mejor alfombra que la de la hierba del campamento. Quizás al estar en contacto con la naturaleza te das cuenta y aprendes de muchas cosas: que si no hace sol, la ducha está congelada, que si llueve a cántaros el agua de la fuente sale turbia, o que si hiela por la noche la mañana siguiente podemos hacer bolas de nieve con la escarcha que queda encima de las mesas. Todo ocurre por un motivo y a veces poco podemos hacer, más que esperar a que todo vuelva a comenzar.

Mañana último día y para muchos el más esperado, día del barranco, trekking fluvial y Salt del Molí, ¡mañana sí que va de agua! Y por la noche Talent Show y Fiesta!

Buenas noches familias, por aquí ya estamos todos bien calentitos y dentro de los sacos hace rato, ¡la sopa de fideos y la pizza estaban buenísimas! ¡Gracias Jordi!

Deja un mensaje