Skip to main content

Carrito

 

Aún percibimos los destrozos del inclemente viento que nos vino a recibir el domingo. Ramas, troncos, musgo, raíces, piñas … Todo esparcido por el bosque. Ese mágico orden desordenado que tan bien le queda a la naturaleza. A nosotros nos servirá para construir nuestra casa aquí arriba, a 1.900 metros de altura.

Agarramos, serramos, sostenemos, pintamos, atamos … Cooperamos. Y entre todos levantamos estas “paredes” donde nos explicaremos nuestros mayores secretos. Momentos de confidencias, alegrías y alguna añoranza.

“Respiro mucho mucho mucho mejor contigo,

todo pasa mejor contigo,

Y es tanto tanto tanto mejor contigo,

No hay nadie como tú. “

Buenas noches familias, por aquí seguiremos mirando adelante. Mañana el Perafita nos espera!

Deja un mensaje