Skip to main content

Carrito

Ay que tropiezo, casi me caigo otra vez. Soy un desastre lo sé.
No puedo más, esta cuesta es larguísima.
No quieres decir que nos hemos equivocado de camino… ya hace rato que no veo ningún mojón. No puedo pensar, si casi no puedo ni respirar.
Pero sigo adelante, alguna cosa me mueve, serán estas rocas enormes…
O tu sonrisa, que me da alas para seguir. Ya casi llego, me acerco cada vez más, cierro los ojos y ahora sí que veo con claridad, y sé que tengo la fuerza capaz de mover montañas.

Deja un mensaje